Las cosas de Pandora
historias eróticas principalmente, aunque una parte mi forma de ser, también quede reflejada.

en el colegio……….de pandora

358749504_5ba783d17f.jpg 

Me dirigía hacia el despacho justo a la hora que el profesor había mencionado al finalizar la clase, mis compañeras me habían lanzado una mirada risueña, sin duda, no era la única a la que felicitaba por un resultado notable. La primera nota de examen que tuve fue un 6,7 y había sido llevada a su despacho por la secretaria. La felicitación, era una manera de motivar tanto a  alumnos como alumnas, para que  se esforzaran todavía más, y en mí, aquel tipo de motivación, estaba dando resultados asombrosos.

Ahora pisaba fuerte con mi 8,7 entre las manos, feliz de aquella atención, si bien no había conseguido en 10 que deseaba, pero me esforzaría mucho más para conseguirlo. Llamé a la puerta imaginando a Tomás recostado sobre su butaca de lectura bajo la luz amarillenta de la lámpara de pie situada justo al lado, esa vieja lámpara que llevaba allí casi toda una vida.

En realidad todo el mobiliario llevaba, allí, toda la vida, menos el ordenador de Tomás, que era de lo más moderno.  No oí ninguna voz en el interior del despacho así que cogí el pomo de la puerta y cuando fui a girarlo, alguien lo hizo desde dentro a la vez que yo. Casi caí en sus brazos, pero quedó en un simple traspiés. Sonriendo me cogió por el brazo y me dijo: -¡Con lo lista que eres y lo patosa que te estás volviendo!- pero lo dijo sin ánimo de ofender, sabiendo que no me sentiría ofendida por ello. Se sentó en su silla de despacho y revolvió unos papeles que había sobre la mesa, levantó sus ojos sobre los cristales de las gafas y volvió a sonreír. 

-Cada día lo haces mejor Elisa me va costando más encontrar que cosas enseñarte para seguir motivándote y eso me gusta todavía más- lo dijo de un tirón, sin apartar la mirada de mis ojos, sin darme tiempo a bailar la mirada por la estancia.

Yo enmudecí, toda la seguridad que me había llevado hasta allí, en aquel momento había desaparecido, no pude articular palabra, tampoco hubiera sabido que decir de haber tenido la cabeza despejada. Pero lo cierto era, que yo solo pensaba en la recompensa que me dispensó la anterior ocasión sólo por un 6,7, fantaseaba con el premio por haber obtenido este 8,7 y no podía evitarlo. 

No se hizo esperar, me tendió la mano y me indicó que me acercara a su lado, seguía aún sentado, cuando su mano se deslizó por mi pierna subiendo desde la rodilla, despacio, acariciándome la piel caliente, con la mirada perdida a través de los cristales en mis ojos que lo miraban sin saber cual sería el próximo paso.

 -Tienes que dejarte llevar, yo te enseñaré todo lo que necesites saber, tú solo, disfrútalo- dijo entre susurros.  

Siguió acariciando mi piel hasta levantar mi falda y meterse en su interior, rozó mi piel tocando mi culotte de algodón blanco inmaculado, rozó el elástico que rodeaba mi pantorrilla resiguiendo todo el contorno con un solo dedo, mis sentidos esperaban con impaciencia sentir su calor sobre la zona más húmeda de mi cuerpo, pero se resistía a entrar. Sus manos rodearon mis cachetes traseros con fuerza y me estrujaron contra su cabeza, que quedaba a la altura de mi vientre, la agachó y se metió debajo de mi falda sin soltar los glúteos, con los dientes me daba pequeños mordiscos que hacían temblar mis rodillas, mi culotte recogía la humedad que desprendía mi sexo.

Mis piernas se quedaron sin fuerzas y se clavaron directamente sobre la silla con ruedas sobre la que estaba sentado Tomás. Desabrochó con infinita ternura cada uno de los botones de mi camisa, tomó en sus manos cada uno de mis pechos y con sus labios carnosos devoró cada curva del camino, lamió y mordió cada ondulación de mi piel, a cada roce de su lengua los gemidos salían disparados de mi boca, intentaba no dejar que se me escaparan pero era imposible huir del placer que me estaba dando. Dejando mis senos empapados de su saliva se dirigió a mis abandonados muslos, levantó levemente una parte de mi culotte con la mano y con sus labios y lengua bebió de mi hasta hartarse, hasta hacerme llegar a un placer que no había experimentado nunca.

Hasta que me di cuenta, de que lo que estaba estrujando en mis  manos, no era el cabello liso y rubio de Tomás, sino…. el examen que me había llevado hasta allí, sonreí para mis adentros…. si que valía la pena estudiar…………..

Anuncios

5 comentarios to “en el colegio……….de pandora”

  1. ESTUVO MUY CHEVRE SOLO ME GUSTARIA SABER EL FINAL PERO DE RESTO TUVO CHAVRE Y CERIA SABER SI ESTA HISTORIA FUE REAL O NO

  2. el final es ese, la chica sigue estudiando mucho para sacar buenas notas!!!!!!!!!!!jajajajaja. y no, no son reales estas historias, solo son eso, historias!!!!!!!!
    Te hubiera escrito el comentario en tu blog, pero no me has dejado bien el link y no he podido encontralo.

    Un saludo!!!!

  3. $anchor$basketball Betting,final Four,final Four Betting,final Four Gambling,final Four Sports Book,final Four Sportsbook,march Madness,march Madness Betting,march Madness Gambling,march Madness Sports Book,march Madness Sportsbook,ncaa,ncaa Betting,…

    $anchor$basketball Betting,final Four,final Four Betting,final Four Gambling,final Four Sports Book,final Four Sportsbook,march Madness,march Madness Betting,march Madness Gambling,march Madness Sports Book,march Madness Sportsbook,ncaa,ncaa Betting,nc…

  4. me encantan estas historias, escribeme, soy una mujer llena de fantasias.

  5. los esperare.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: