Las cosas de Pandora
historias eróticas principalmente, aunque una parte mi forma de ser, también quede reflejada.

la noche……….de pandora

 

El timbre de la puerta sonó puntual, aquellos caballeros eran como los había visto en las fotos, hombres esculturales pero sin llegar a estar deformados, su altura era considerable, uno se hacía llamar Aquiles, y hacía honor a su nombre desde luego,  sus labios eran concebidos para el pecado y su pelo marrón oscuro dejaba ver la profundidad de sus verdes ojos, si tenía el talón débil, me importaba poco. El otro se hacía llamar Arsenio y esperaba que, en lo que durara la noche, dejara ver lo acertado aquel nombre. Para seguir con el juego de los nombres griegos, yo quería que me llamasen Alala, como la diosa de la guerra, aquella noche no habría nombre mejor que aquel, realmente me sentía como si fuera una diosa y aquellos hombres estuvieran a punto de ir a una guerra por mí. 

A partir del momento en el que los dos entraron en mi casa, fue como un sueño, sabían perfectamente como moverse sin resultar perdidos o desorientados, como si vivieran allí y estuvieran atendiendo a todos mis deseos, sin ni siquiera pronunciarlos, como si conocieran mis pensamientos ocultos, más de lo que los conocía yo misma, eran unos profesionales y me dejé llevar por su puesta en escena. 

20060515210518-behemoth-1.jpg

    

Aquiles, descorchó la primera botella de champán y lo sirvió en tres copas, me ofreció primero una a mi y acto seguido otra a Arsenio, bebimos y probamos unos pequeños bocados deliciosos. Arsenio se sentó a mi lado en el sofá y comenzó a besarme con dulzura, pensé que era una forma un poco brusca de comenzar la noche, pero lo dejé en sus manos. Aquiles nos miraba desde la esquina del salón con una sonrisa en sus perfectos labios rosados, se acercó donde nos encontrábamos y me tendió una mano para que me levantara, deslizó una mano por mi nuca y acercó los tentadores labios a los míos, mientras que su otra mano rozaba mi hombro despacio, haciendo que el tirante de mi vestido rodara por él. Arsenio, sentado todavía, deslizó sus manos por mis piernas, acarició mis rodillas y muslos por debajo de la falda de mi vestido….Aquiles desabrochó la cremallera del costado, sin dejar de acariciar mi nuca ni dejar de besarme de forma lenta y sensible, el vestido cayó a mis pies y Arsenio levantó despacio cada pie, para poder zafarse de él con un cuidado extremo.

labios-rojos-1.jpg

 

Aquiles abandonó mis labios para dirigirse a mis hombros desnudos y pasar de ellos, a mis pechos igual de desprovistos,  allí sus labios encontraron donde chupar y lamer a su gusto, bailó su lengua por mis pezones, haciendo que pequeños suspiros salieran de mi garganta, las manos de Arsenio ya no rozaban solo la piel de mis muslos, se adentraron dentro de mis minúsculas braguitas escogidas para la ocasión, sus dedos eran conscientes de lo que ocurría dentro de mi cuerpo, mis fluidos se desparramaban por ellos y por mis piernas, retiró los dedos y me arrancó las braguitas de un tirón al mismo tiempo que Aquiles mordía mi pezón con fuerza.

Ya no fue un suspiro lo que salió de mi boca, sino un pequeño grito, un grito, mezcla entre el dolor del mordisco, el tirón de mis braguitas y el placer que me estaban proporcionando, vi la alegría en sus miradas cruzadas, estaban bailando un baile sobre mi cuerpo, perfectamente sincronizados, donde hacían que todos mis sentidos se agudizaran y pudiera deleitarme con cada compás.

 

Los labios de Arsenio escalaron mi cuerpo al tiempo que se iba levantando, lamieron mis glúteos y mi espalda mientras Aquiles hacía lo contrario, él descendía desde lo más alto de la cumbre para acabar en lo más profundo de mi cuerpo. Mientras Arsenio ascendía con sus labios, sus manos estaban ocupadas en desnudarse despacio, podía sentir el movimiento de sus manos en mi espalda, como desabotonaba su camisa y sus pantalones sin despegar sus labios de mi piel, en un momento pude darme cuenta de que Aquiles había hecho lo mismo sin apenas notarlo, estaba tan concentrada en el roce de las manos en mi espalda que solo percibía los besos en mi vientre de Aquiles, no los movimientos de sus manos.

 

Nos encontramos los tres desnudos en el salón, Arsenio que estaba en pie, se apartó un poco para buscar las copas de champán, no le trajo ninguna a Aquiles que en ese momento estaba bebiendo otros líquidos, se acercó con su copa y derramó sobre mis labios el contenido, no me lo esperaba, el líquido resbaló por mi cuello y descendió hacía mi sexo, cayendo también sobre la espalda desnuda de Aquiles.

La sed se apoderó de mí, me lancé desbocada a beber el champán derramado, mi lengua recogió todo el líquido con una lascivia desconocida por mí. Aquiles quedó de rodillas ante el sofá, apoyando sus codos en él, mis pechos rozaron su espalda, mi pubis reconoció un primer temblor, presagio de lo que ocurriría en breve.

 Aquiles me cogió entre sus brazos mientras que Arsenio se sentaba en el sofá, me tumbó sobre él dejando que mi piel notara la enorme erección que tenía Arsenio en aquel momento, se arrodilló delante de mí y saboreó todo mi interior mientras que las manos de Arsenio recorrían mis pechos y mi vientre, empapados de los jugos del champán el sudor que me envolvía, no tardó en llegar el primer orgasmo bajo los labios maestros de Aquiles, y las manos expertas de Arsenio, mis jadeos y bramidos lo dejaron muy claro.

 2.jpg

Después vino una especie de calma que los dos supieron aprovechar, me acariciaron,  me rozaron, me besaron y manosearon como nunca lo había hecho nadie, me palparon y agasajaron hasta que el fuego se volvió a reavivar, entre aquellos roces y susurros al oído, me llevaron al dormitorio, Aquiles me tumbó en la cama mientras que Arsenio se sentaba de rodillas en un costado, sus manos corrían por mi cuerpo, me manoseaban a su antojo y me llevaban al cielo, mi deseo se acrecentaba bajo aquellas caricias oportunas.

 Aquiles fue el primero que entró, su delicadeza fue dulce y lastimera, su cautela no se acompasaba con mi deseo, que pedía a gritos que entrara salvaje en mi interior, pero sabiamente hizo que se prolongara mucho más mi placer. Cabalgando sobre mí tan despacio no hacía más que transportarme a un lugar, donde no había otra cosa que goce, toda yo era un amasijo de placer desenfrenado que se retorcía por dentro y por fuera.

Arsenio no estaba mirando, sus labios se acercaron a mi sexo ocupado por Aquiles, pero supo encontrar su lugar. Con el rápido movimiento de los labios de Arsenio y el compás lento de Aquiles en mi interior, el orgasmo no tardó en llegar, mis jugos salieron desparramados sobre  Aquiles quien seguía imperturbable en su movimiento, sabiendo, que no variar el ritmo, hacía acrecentar mi placer. Arsenio desplegó una de sus manos sobre mi pecho en el momento justo en el que llegaba a la cima del éxtasis, mis gritos salieron de mi garganta sin control, sus movimientos me llegaron a proporcionar unas contracciones, que hacían que mi cuerpo se arqueara bajo el placer que aquellos dos hombres acababan de proporcionarme.

 

 

21970668_3049cf2bba.jpg

      Continuaron como la vez anterior, me lamieron, me mimaron y me acariciaron hasta que mi cuerpo recuperó su ritmo normal, el champán ya corría por nuestras gargantas y cuerpos como si de un río se tratara. Tenía la necesidad de devolverles parte del placer que ellos me habían brindado, no estaba obligada a ello, solo me apeteció saborear un poco más sus cuerpos, descubrí el pacer de dejarlos secos a ambos, de chupar y relamerme con sus jugos, de hacerlos llegar al éxtasis de la misma forma que ellos habían hecho conmigo. Pude comprobar en sus rostros que así fue……………

Anuncios

3 comentarios to “la noche……….de pandora”

  1. Porque se llamaba Arsenio?

    Yo pensaba que los griegos dominaban otros artes del placer.
    Excelente relato mezcla de sexo y mitología griega.
    Un beso

  2. SE PANDORA QUIERO DESIRLE QUE SU ESCULTURA DE MUJER ES MUI LINDA PERO QUIERO QUE MUESTRE MAS FOTOS PARA SABER TU PERFIL

  3. yo pienso ke contar sus tontas historias sexuales en la wed es estupido porke son cosas persoñales y yo nunca las contarias porke estas poniendo en verguensa al ke te lo hizo a y ke nombre mas tonto es pandora osea ubicate!!!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: